saltar directamente al contenido

Cuenca del Esva

Artículo publicado el domingo 13 de junio de 2010, a las 10:09

Los límites del paisaje protegido de la cuenca del Esva coinciden con los propios del  río en todo su recorrido, salvo su desembocadura, en Canero, que pertenece al Paisaje protegido de la Costa Occidental. El Esva es uno de los río salmoneros y trucheros más significativos de Asturias; disfruta de un buen grado de conservación y cuenta a lo largo de toda su extensión con paisajes de gran belleza.

La Cuenca del Esva se encuentra en una zona de relieve muy abrupto, con depósitos fluviales y áreas de vega poco frecuentes. Es un espacio de brañas vaqueriras, donde aún hoy se conserva el peculiar folclore de los "vaqueiros de alzada!.

Entre las especies más representativas destacan el jabalí, el corzo y sobre todo la nutria, que encuentra numerosos refugios en las riberas de los ríos. El martín pescador y la garza también chapotean  por sus aguas.

Los bosques de esta cuenca hidrográfica son potencialmente carbayeras, aunque el paisaje está dominado por eucaliptos, pinares, brezales, y tojales. En la zona de las Hoces, quedan buenos ejemplos de castañares.

El resto del paisaje lo forman zonas de prados y cultivos situados en las vegas. En cuanto a los bosques  ribereños, casi todos alisedas occidentales, están bien representados, y son también de gran valor las pequeñas extensiones de madroñal que todavía perviven. Destacan los picos Estoupo y Mulleiroso, así como la Braña de Aristébano, famosa por la boda vaqueira que se celebra allí cada año.