saltar directamente al contenido

Avilés

Artículo publicado el jueves 27 de mayo de 2010, a las 06:16

Avilés es una ciudad de origen Romano, que durante la Edad Media vivió sus momentos históricos más destacables. En 1085 Alfonso VI concedió un Fuero a favor de los Avilesinos, quienes vieron conseguida su aspiración de constituirse en territorio libre de la influencia de Oviedo. Más tarde, en 1155, el citado Fuero fue confirmado por Alfonso VII. Durante mucho tiempo, los privilegios otorgados por los monarcas fueron defendidos con éxito, aun así seria Alfonso X el Sabio quien les eximiría definitivamente, mediante sentencia, del pago de portazgos a Oviedo. Fernando VI, en el 1309, concedió nuevos privilegios a la villa, ahora de carácter territorial, que permitieron ampliar su termino a las tierras de Gozón, Carreño, Illas y Castrillón. A finales del siglo XIX comenzó a surgir en Avilés un importante movimiento industrial, que además influyó en la canalización y saneamiento de la ría, conformándose el puerto y su navegación hasta San Juan de Nieva. En esta época aparece el tranvía, tren, alumbrado etc. Paralelamente, se fue perfilando el aspecto cultural de una ciudad que cambio su fisonomía de marinera y campesina por la de una moderna metrópoli.

Su casco antiguo ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1955, en la villa se encuentran obras interesantísimas de carácter tanto religioso como civil. Calles como Galiana, Rivero, La Ferrería y San Francisco atestiguan su historia con magníficos edificios y soportales.

 Entre sus obras arquitectónicas religiosas destacaremos: la parroquia de San Nicolás, la de Santa María Magdalena de Corros, la iglesia vieja de Sabugo o la de Santo Tomas de Cantorbery. Entre sus obras civiles varios palacios: el de Valdecarzana del siglo XV, conocido como casa de Baragaña, el de Camposagrado, el de Ferrera y la casa de Rodrigo García-Pumarino, más conocido por palacio de Llano Ponte, estos de los siglos XVII y XVIII.

Del siglo XVIII son también el Ayuntamiento, la Plaza Mayor o los Caños de San Francisco. También hay significativos edificios de tipo burgués de principios del siglo XX como el teatro Palacio Valdés, y el palacio de Balsera. Dentro de la arquitectura civil, Avilés nos obsequia con los palacios de Valdecarzana y Camposagrado, con el teatro Palacio Valdés y el palacio de Maqua.